12 de febrero de 2010

MUERTE

Acabo de leer: "Ha muerto Alexander McQueen".
Muerte. Parece que sólo la palabra por si sola trae lo negro, lo sórdido y lo tétrico. Cuánto puede evocar una palabra... Y esta más que ninguna evoca casi todo lo negativo, religiones y leyendas han hecho mucho para que eso sea así, pero también la experiencia popular, ¿quién no ha vivido de cerca la muerte de alguien a quién aprecias? Y sobretodo, ¿quién no teme a la muerte en el mismo o en alguien cercano? Todos. La muerte nos trae olor a dolor, morir con dolor, y el dolor por la pérdida. La muerte es universal, pero con sus versiones.
La muerte vestida de negro, la muerte traidora, la que espera hasta el último momento y te busca en tu escondite. Y hay otra muerte que viene porque tiene que cumplir con su trabajo, te deja ponerte cómodo, te invita a una fiesta y luego no te trae de vuelta a casa. Es parte de la vida y aceptarla quizás sea la única forma de resucitar. Hay muertes que les gusta jugar y, vienen y se van, vienen y se van… y te desesperan haciéndote saber que estan a punto de llegar pero se hacen de rogar. Y hay las muertes en vida, que son amargas y agrias a la vez, que te hielan por dentro porque te has quedado atrás y el tiempo sigue y, aparentemente tú también, pero sólo aparentemente. La muerte trae el miedo de la mano, no miedo porque llegue la mía, sino la de alguien a quien quiero, porque ese día también morirá una parte de mi y, morir a medias es peor que morir enteramente. Se ha escrito tanto sobre la muerte, se ha divagado tanto sobre qué habrá más allá, pero nadie ha vuelto para contar su viaje, por eso ese miedo a lo desconocido. Y hay muertes deseadas, de esos que no quieren eso por vida, y entonces sólo está mi respeto por las libertades individuales, no hemos decidido llegar aquí pero tenemos el poder de decidir cuando irnos, si eso es lo que deseamos. Hay muertes que son injustas, otras pasan desapercibidas; muertes merecidas, otras buscadas; muertes que llegan con una sorpresa tras de si, muertes que no queremos ver, muerte para volver a nacer, muerte que no quiso ser vida, muertes que no consiguen matar a alguien porque siempre estará aquí. Y es que la muerte de verdad llega cuando ha muerto el recuerdo. Muerte de punto y seguido. Muerte de punto y a parte. Muerte de punto final.
Lo peor de la muerte no es que te mueras, es tener que decirte adiós.
Acabo de pensar que ha muerto uno de los grandes genios del diseño y la moda del siglo XX.

16 comentarios:

  1. Anónimo12/2/10 2:30

    No podias haberlo expresado mejor :(
    por desgracia llevo una semana oyendo esa palabra(que tanta cosa nos da...).

    Como bien dices, uno de los grandes genios del diseño y la moda..yo todavia no me lo creo.

    un besito guapa :)

    ResponderEliminar
  2. Cierto todo y añado: para algunos es como una liberación. Muy trágico sí.
    bss guapa
    ;-)

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, "es tener que decir adiós" y haberte dejado cosas en el tintero por pensar que tenías toda la vida por delante.
    Me ha fascinado lo que has escrito.
    Un beso, Ana

    ResponderEliminar
  4. Vaya, yo también me acabo de enterar...

    ResponderEliminar
  5. Me gustan mucho tus palabras. creo que lo mas importante es pensar en el gran legado que ha dejado.
    un beso!

    ResponderEliminar
  6. Estoy contigo: la muerte forma parte de la vida e inevitablemente ese momento nos llegará a todos.
    Sin embargo, siento más miedo de la muerte de aquellos a quienes quiero que de la propia (aunque sí temo el dolor físico).
    Siempre he pensado que el suicidio es el último acto de voluntad de una persona: no elegimos nacer así que, por qué no elegir cuando morir? Quién puede juzgar algo así?
    Muak.

    ResponderEliminar
  7. La muerte forma parte de la vida... q remedio...

    yo prefiero recordarlo por su trabajo. Ha sido único!

    Me ha encantado este post- reflexión!!

    Mil gracias por estar ahí y por tus comentarios!
    Besos,
    xx

    ResponderEliminar
  8. Como me gusta tu manera de expresarte, a mi la palabra muerte me da tanto respecto que no seria capaz de expresarlo tan bien como tu...

    Pasate por mi baúl que te deje una sorpresilla guapa, espero que te guste...

    Bss

    ResponderEliminar
  9. Escribes de maravilla! aunque para mí este tema es bastante espinoso, prefiero no pensar demasiado en ella...
    Muchas gracias por haber pasado por mi blog!! :)
    Yo también te sigo.
    (Por cierto, me encanta la foto que tienes en la cabecera)

    Un besito!

    ResponderEliminar
  10. Excelente post...se ha ido un genio...

    besos

    ResponderEliminar
  11. Hola estrogena...llegue de casualidad y me quede a leerte un rato...interezante entrada, me gustaron tus definiciones y es algo q todos alguna ves hemos pensado y sufrido..una ves lei q uno no deja de existir cuando muere sino cuando nadie lo recuerda...Besos David.V.

    ResponderEliminar
  12. Yo me quede helado cuando lo leí, llegué a pensar que estábamos en el día de los santos inocentes.
    Era tan extraño...
    Pero no ha muerto, todo su recorrido en el mundo de la moda no quedará en vano.
    Todos nos acordaremos de su grandeza.
    Un abrazo desde OlieteWorld

    ResponderEliminar
  13. Me gustó mucho el texto, muy profundo..

    Aunque Alexander no era mi favorito, porque es demasiado barroco para mi gusto, la verdad es que la muerte de un diseñador, aparte de la muerte de un ser humano, también conlleva la pérdida del arte que crea, y eso es una lástima.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. hola wapa, me ha gustado tu entrada, una pena la verdad,
    te he dejado un premio en mi blog, un besazo

    ResponderEliminar
  15. Ha muerto uno de los grandes genios de la costura y el diseño, la pena de todo no es que se haya suicidado con cuarenta años, sino todo lo que le quedaba por crear.Grande, muy grande.

    ResponderEliminar

Cuenta lo que quieras, recuerda que esto es "un sofá para hablar"...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails