9 de noviembre de 2011

Los bloggers tienen la palabra: DINERO






Estaba buscando la palabra de hoy y tras una charla de tarde se me ocurrió que la palabra DINERO tenía hoy aquí un hueco. Todos sabemos lo que es el dinero, lo que no tenemos tan claro es el valor que tiene. ¿Por qué, a veces, todo se reduce a dinero? Algo necesario para sobrevivir en esta sociedad, que se extiende a todos los ámbitos, y llega el día en el que todo tiene un precio. Hoy y aquí, ¿cuánto cuesta este sofá? Alguien me hablaba sobre lo que yo llamo "tráfico de hijos". Mi hija cuesta 450 euros. La mía 425 euros, ¿por qué será? si es monísima y listísima. Mi hijo cuesta 280 euros, no hay derecho. ¿Cuánto cuesta el tuyo? Pues los míos, el mayor 275 euros y la pequeña 350 euros, y a parte 45 euros más cada uno, por su seguro médico privado, y 65 euros cada uno por sus clases de inglés en academia con nativos. ¿Cuánto cuesta la tuya? Parece que ahora volvemos a echar por tierra toda la evolución de esta sociedad en muchos ámbitos, uno de ellos es que los hijos sean moneda de cambio. Todos somos hijos, no importa si nuestros padres están muertos o vivos, no importa si cerca o lejos, no importa si buenos o malos. Quizás no lleguemos a ser padres o madres, pero todos somos hijos, ¿Nos gustaría que nos pusiesen precio? Siempre he creído en la igualdad entre sexos, en el equilibrio entre derechos y deberes de hombres y mujeres. Con dinero de por medio la igualdad se vislumbra lejana. Los derechos y deberes de unos y otros ya no están tan definidos. El dinero, a veces, nos hace olvidar quién somos. Yo quiero un mundo igual, para ti y para mi, en el que los dos tengamos la misma pista para correr y el mismo tiempo para llegar a la meta; un mundo en el que las reglas sean las mismas para él y para ella. No quiero leyes, yo quiero justicia justa. Todos responsables de los actos cometidos, de las derrotas apagadas y de las batallas ganadas. Yo lo que quiero son sentimientos de los de verdad, de esos en los que darías hasta lo que más aprecias por los que quieres de verdad. ¿Y cómo podemos ponerle precio a todo eso? Cuando el dinero se enreda de por medio todo se vuelve quimera. Algo tan sucio como el dinero, pasado de mano en mano perdiendo su valor. La política se vuelve dinero, los trabajos dejan de ser vocación para ser dinero, la privacidad tiene precio, algunas relaciones nacen del dinero, las familias se rompen por dinero... Yo lo que quiero... Yo lo que quiero por encima de todo son personas. Sencillas como las nubes, despeinadas como el pueblo y canallas como la tormentas. Auténticas como pocas.
La palabra la deja Dani. Hay personas que adquieren un valor especial, y es que a pesar de todo nunca lograré ponerte precio. Se buscan más palabras, de las vuestras, de las que no tienen precio.

17 comentarios:

  1. Una reflexión magnífica! aunque la realidad luego nos deje tan insatisfechos, ojalá tus palabras llegasen a más y más gente. Si existe una adicción universal esa es el dinero.
    Besos y gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar
  2. El dinero, la pasta, el parné, la guita... El mejor homenaje se lo hizo El Fary en aquella canción tan peculiar, y es que el dinero no da para más que para eso... Sin embargo lo es todo, y por su culpa hay guerras, corrupción, envidias e intereses creados, como los que escribía Víctor Hugo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9/11/11 9:58

    Me ha gustado mucho! Esta claro que nos guste o no, el dinero mueve el mundo... triste pero cierto.
    Estoy de acuerdo contigo en que hay cosas que el dinero es incapaz de pagar como las personas, la dignidad, la lealtad... valores esenciales y que, al menos para mi, valen millones.
    Un besito
    ST

    ResponderEliminar
  4. Entre dineros se dan los mayores parámetros en que se envuelven las vidas de los miserables. Se ha hecho de él no una necesidad, sino un golpe en la mesa, una sonrisa ladeada y condescendiente, un insulto. Un yo estoy aquí, tengo éxito, mi coche es el mejor aunque a mis hijos no les haga ni caso, porque también ellos tienen lo mejor.

    El dinero no deja de tener un simple valor económico (no tan simple, no) que, dentro de una sociedad sin valores morales, ha emergido hasta llegar a la cúspide, ganándole el pulso a la humildad, al aprecio, a la amistad sincera y al amor. Disponiendo de él se pueden comprar cosas, ¡animales! o ¡¡personas!! Con él se pueden salvar vidas o destruir paraísos. Gracias a él uno se puede enfermar de manera crónica y corromper hasta límites insospechados.

    Estrógena, ¿sabes realmente lo que cuesta el sofá? Puede llegar a ser impagable. Pero muchos no lo saben.

    Me ha encantado tu entrada.

    Pusu.

    ResponderEliminar
  5. El Mundo que tú anhelas es el que anhelo yo pero creo que es una Utopía...

    Hemos caído en las voraces redes del Mercantilismo que efectivamente reduce a todo y a todos a su cuantificación y se olvida de los más importante que no es la cualificación ( también cuantificable )sino la calidad. Y la calidad humana; aquella que nos devuelve a nuestra esencia y ésta nada tiene que ver con las posesiones materiales.

    Cuando al Dalai Lama le preguntaron qué era lo que más le sorprendía del ser humano, respondió:

    " El hombre en sí mismo. Porque sacrifica su salud para acumular dinero. Entonces sacrifica su dinero para recuperar su salud. Y en ese punto se vuelve tan ansioso respecto al futuro que no disfruta del presente; el resultado de todo ello es que no vive ya ni presente ni futuro; vive como si nunca fuera a morir y finalmente muere sin haber realmente vivido". ¿ No es cierto ?

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  6. Yo también, Estrógena. Un mundo donde partamos de la misma meta, y que el camino ya se lo labre cada uno, pero que no haya desigualdad en el origen. Que no accedan a mejores oportunidades quienes nacen en el contexto más privilegiado. Que todo depende de cada uno, no d el ameta como bien dices tú.

    Un beso grande. Bonita reflexión.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado, pero lo que más me gusta es que todo lo que dices aquí yo sé que es verdad. Auténtica como sólamente tú eres. Una sorpresa que salta cada día, nunca hubiese pensado aquel día que nos presentaron que ibas a sorprenderme tanto.¿Cuánto vale tu sofá? No sé cuánto cobraréis ahora por terapia, yo la tengo gratis, jajaja. Vale mucho, te aseguro que mucho, tanto como vales tú. Un besito guapa!

    ResponderEliminar
  8. Una gran verdad Lucía, y preciosa reflexión. Lamentablemente parece que en la actualidad sea el dinero el que mueve el mundo... Sin embargo, las personas no se compran, y hay cosas y valores que jamás tendrán precio. Un besito wapa! ;)

    ResponderEliminar
  9. A veces pienso que somos (al menos yo) muy materialistas, pero la realidad es que todo lo consumible lo adquirimos con dinero esa es la realidad y cuantas veces nos creamos necesidades; tu sofá, el estar con una persona que te importa y que te ayuda y te apoya, el tener a los tuyos a tu lado, el querer a una persona, eso no tiene precio, como la creatividad. Un beso. ana.

    ResponderEliminar
  10. Gran texto, cmo siempre. Y fíjate la cantidad de cosas q no se les puede poner precio... son las mejores :)

    Otra palabra más q por desgracia está demasiado presente en mi vid: FALSEDAD :(

    ResponderEliminar
  11. Designing Idols: adicción al dinero, y a todo lo que conlleva, cuánta gente la siente :( Me alegra verte por aquí. Un besito guapa!

    Jonceltic: Sí, supongo que mucho de lo que consideramos indeseable lo trae el dinero... :( mua!!

    ST: mueve el mundo, pero también hay algo más que mueve el mundo, no? Además las mejores cosas son justo las que no podemos comprar.Un encuentro-sorpresa a la vuelta de Venecia en unas galerias comerciales... algo así ¿cuánto valdría? ;) Mua ST!!

    Sbm: Si pueden comprarse personas es que no son personas. Le ha ganado el pulso a lo moral, al amor, a la amistad... pero todavía quedamos algunos que sabemos que olemos lo incomprable,y es justo lo que más nos gusta. No, no sé cuánto costará el sofá, los que le dais el valor sois vosotros. Sin escucha no hay palabras. A mi me encanta encontrarte aquí. Pusu

    Thalia:Cuánto tiempo! Me quedo con la frase del Dalai Lama, totalmente cierta.Todos por el mismo camino... Mua!!

    Señorita Sunshine: Supongo que siempre ha existido pero estaría bien, al menos por un tiempo ver como todo depende de cada uno de nosotros, y no de las circunstancias que nos rodean, o del dinero. Nos llevaríamos cada sorpresa! mua!!

    ResponderEliminar
  12. Julia: Oooo... qué bonito!(sonrojada)Definitivamente para venderme no tienes precio, jajaja. La clave va a ser esperar poco, al final te sorprendo hasta yo ;)Claro,a ti gratis, favores profesionales, jeje. Un besito linda!

    Yuna: Sí, decididamente tenemos que poner de moda el amor, cuando lo descubran de verdad el dinero estará perdido en la batalla ;)
    mua!!

    Jabonera: Cierto,nos creamos necesidades, a veces para esconder carencias. Si compro parece que tengo más, si tengo más parece que no me falta tanto lo que yo quiero, que es un abrazo... La creatividad, ¿cuánto valdrá eso? buen ejemplo. un besito mi jabonera preferida!

    Ojizarka: Gracias Ojizarka, como siempre, en tu sitio del sofá. Anoto la palabra, la ha dejado también otra blogger.Mucha falsedad en el mundo, no? Venga, mucho ánimo. Un besito guapa!

    ResponderEliminar
  13. Un encuentro en unas galerias comerciales o cualquier cosa que se asemeje... un abrazo de una persona como tu, un dia de marujeo, un dia corriendo con unas mules a socorrer a una amiga que estaba triste no se paga ni con todo el dinero del mundo!desde luego que no! para mi el dinero es secundario teniendo unos amigos que me quieren ( como tu ;) ) una familia que me adora a pesar de todo y un novio increible... que mas puedo pedir! ya lo decia la cabra mecanica... Y contigo me ha tocao el cupon! jajaja un besazo
    ST

    ResponderEliminar
  14. Al final, cuando maduremos, con lo único que nos querremos quedar realmente será con esos pequeños placeres que no tienen precio! :)
    Un besoo! ♥

    ResponderEliminar
  15. Hola guapa:
    desde hoy te sigo en tu blog y te invito a conocer el mío...
    http://todoeldiadecompras.blogspot.com
    un ssludo

    ResponderEliminar
  16. Acabo de verlos, a esos que describes. Y en la última frase has aprovechado para describirte, no? ja, ja, ja... muy buena, siempre tan tú...

    ResponderEliminar
  17. Huy el dinero!!, peliagudo tema, cuantas cosas separa, y cuantas une.
    Poner precio a las personas es ya terrible, el amor, los sentimientos no se pueden valorar, en una sociedad donde todo gira en torno al tanto vales, al todo tiene un precio, a parte de lo que es necesario para vivir, el dinero no nos engañemos lo es, se le ha dado aún así un valor exagerado, y así nos ha ido.
    Un besote

    ResponderEliminar

Cuenta lo que quieras, recuerda que esto es "un sofá para hablar"...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails